MEDICAMENTOS DURANTE EL EMBARAZO

 

El miedo a tomar cualquMedicamentos durante el embarazoier tipo de medicamento durante el embarazo es razonable y, son lógicas y seguras las precauciones que adopta una mujer que está esperando a un bebé respecto a los fármacos. Sin embargo, no todos los medicamentos son malos para el futuro niño, ni están contraindicados.

Medicamentos durante el embarazoEs conocido que, ciertos medicamentos, pueden causar defectos de nacimiento de gravedad si son ingeridos durante el embarazo. El isotretinoin, usado mayoritariamente para tratar el acné severo o cístico, pero también para una serie de cánceres y algunas condiciones severas de la piel, o la Talidomida, que fue comercializada como sedante para embarazadas y calmante de las nauseas en los años 60, deben ser evitados por cualquier mujer que esté en estado o que tenga intención de estarlo. Otros fármacos que pueden ser causa de defectos congénitos son los ácidos retinoicos, utilizados en el tratamiento de la psoriasis y otras enfermedades de la piel, así como en algunas leucemias, o las dosis altas de vitamina A.

Sin embargo, estos efectos no se producen por todos los medicamentos, y en muchos casos, a la hora de medir las consecuencias es necesario tener en cuenta otros muchos factores como la cantidad ingerida, la etapa del embarazó en la que se tomó el medicamento, otras afecciones que tenga la mujer, o si tomó algún otro medicamento.

Consulte al médico

En muchos casos, la ingesta de medicamentos es inevitable. Algunas mujeres necesitan tomarlos para tratar enfermedades como el asma o la epilepsia, enfermedades que, si no son tratadas, pueden afectar al niño también. Por ello, es necesario hablar con el médico para conocer qué medicamentos pueden ser tomados y cuáles no. El médico siempre recetará el fármaco menos perjudicial y en la cantidad adecuada, de forma que encuentre un equilibrio entre los posibles riesgos y los beneficios del medicamento.

Muchas mujeres toman medicamentos durante las primeras semanas de gestación sin saber que están embarazadas y cuando lo descubren, les preocupa mucho haber hecho cualquier tipo de daño al bebé. Lo primero es siempre consultar al médico y recordar que algunos medicamentos son perjudiciales, pero otros no.

No hay que automedicarse

Todo el mundo debería ser ya consciente de que la automedicación es un error y que, antes de iniciar cualquier tratamiento, es necesario hablar con un médico. Sin embargo, en el caso de las mujeres embarazadas esta dimensión cobra especial importancia pues nunca se sabe qué efecto puede producir el medicamento en el niño ni sobre la propia madre. Ante cualquier duda, lo más seguro es consultar a un médico que sabrá qué recetar para evitar cualquier daño al feto.