Tercer trimestre. Parte I. De la semana 29 a la 31.

¡Te encuentras en la última fase! Es la más corta, aunque la más pesada e intensa. Tienes que pensar que ya queda menos, y que la pesadez, el cansancio, el sueño…tiene una bonita y agradable recompensa. El crecimiento de tu hijo en tu interior es reflejo de tu barriga, la cual haz de lucir con gran orgullo. Piensa que ésta, es una etapa maravillosa en la cual descubrirás auténticos cambios…

como-sobrellevar-mejor-la-espera-en-el-tercer-trimestre-del-embarazo

Semana 29. Medidas/ 370-380 mm; 1300-1350 gramos.
Los ojos de tu pequeño ya son sensibles a la luz aunque no verá nada hasta que nazca.
El cabello comienza a crecerle y sus huesos ya se presentan totalmente desarrollados, aunque siguen siendo blandos y flexibles, ya que el proceso de osificación no ha llegado a su fin. La cabeza dejará de ser desproporcionada en comparación con el tamaño del cuerpo, ya que éste empezará a revertirse lentamente.
Ha aprendido a moverse, por lo cual irá acomodándose a su antojo.

El estreñimiento o los ardores de estómago son típicos de esta etapa.
Se aconseja no beber mucho líquido antes de acostarse y estimular la circulación (si trabajas sentada, levántate cinco minutos cada hora; si trabajas de pie, siéntate y descansa con las piernas elevadas).

Semana 30. Medidas/ 390mm; 1500 gramos.
Tu bebé comienza a ubicarse. Su postura puede ser ya la de posición al nacimiento; con la cabeza hacia abajo empieza a practicar su samovimientosbebelida al mundo exterior. No significa que se mantenga así el resto de semanas, su posición puede variar.
Su peso va en aumento. El vérnix, la grasita que lo protege y cubre, ayudará a regular su temperatura corporal y lo abrigará hasta, incluso después del nacimiento.
Sus movimientos son enérgicos y continuos; notarás sus patadas.
El sentido del gusto está tan desarrollado que ya es capaz de distinguir entre dulce o salado.
Tu útero va creciendo a medida que lo hace tu bebé. Ambos, a diez semanas del nacimiento os preparáis para el parto. Puede que las patadas de tu pequeño te hagan daño en la parte baja del abdomen. Intenta moverte o tomar algo dulce. Si quieres, puedes empezar a acudir a las clases de preparación al parto o suelo pévico.

Semana 31. Medidas/ 400 mm; pesa más de kilo y medio.
El bebé tiene que coger postura en el vientre materno, ya que cada vez crece más y tiene menos espacio para moverse. Puede que en esta semana se asiente definitivamente.
Los pulmones están casi desarrollados por completo.

El sistema urinario trabaja sin descanso: más de medio litro de orina se mezcla con el líquido amniótico al día.
Tus pechos empiezan a prepararse para la lactancia. Puede que empieces a expulsar gotas de calostro durante esta y las próximas semanas. Introduce en tu sujetador discos de algodón o paños suaves; es algo natural y le pasa a muchas mujeres.
A partir de esta semana podrás realizar tu tercera ecografía. En ella se evaluará el crecimiento del feto, su estado, posición y peso.

En la tercera egografía se evalúa la estática fetal, su peso, la cantidad de líquido aminiótico y morfología.

En la tercera egografía se evalúa la estática fetal, su peso, la cantidad de líquido aminiótico y morfología.

¡Queda muy poco para que lo tengáis entre vuestros brazos!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s