Cómo hacer frente a la plagiocefalia

La plagiocefalia es una deformidad craneal en la que la parte posterior de la cabeza se presenta plana y en algunas ocasiones de forma oblicua.

Las principales causas son:

Fotolia_23610323_M-700x465

La plagiocefalia es una deformación craneal en el bebé producida por la presión mecánica de alguna de sus partes antes, durante o después del parto.

– la deformación sufrida por el cráneo durante el parto (normal, o instrumentado)
– el bebé pasa demasiadas horas acostado en la misma posición (se recomienda acostar a los bebés boca arriba, con el fin de prevenir la muerte súbita del lactante)
– al final del embarazo, el bebé estuvo “encajado” en el canal pélvico

Como grupos de riesgo, encontramos:

– niños prematuros
– más frecuencia en varones
– parto instrumentado
– partos múltiples
– bebés cuidados por personas ajenas al papá o la mamá
– parálisis cerebral

En algunos casos, debido a alguno de los factores de riesgo comentados anteriormente, se puede deber a una tortícolis congénita, es decir, una tortícolis que se presenta en el bebé tras el nacimiento. En muchas ocasiones no lo percibimos, porque son muy pequeños y aún no mueven voluntariamente la cabeza; recomendamos siempre ver la posición en la que está el bebé en las fotos, ya que en ellas nos podemos fijar si tiene la tendencia a tener siempre girada la cabeza hacia el mismo lado.

La solución en principio no es muy complicada: con tratamiento de fisioterapia – osteopatía y unos ejercicios que enseñamos a los padres, se suele recuperar muy bien, especialmente, por supuesto, cuando el problema es detectado de forma temprana.

– De 0 a 2 meses: colocar al bebé boca abajo cuando esté despierto. A esta edad no pueden levantar bien la cabeza, por lo que colocaremos algo blandito (toalla o cojín) debajo del pecho. También así le ayudaremos a desarrollar bien la musculatura cervical y el control cefálico.

– De 3 a 5 meses: lo pondremos boca abajo con aquello que le estimule (juguetes, sonajero…)

– De 6 meses en adelante: a esta edad ya puede mantener la postura más cómodamente y jugar. Le moveremos los estímulos para que vaya girando la cabeza buscándolos.

Además de estas recomendaciones, enseñamos a los padres unos sencillos estiramientos para que la musculatura cervical tenga una buena flexibilidad y permita el giro e inclinación completos a ambos lados.

Las complicaciones de la plagiocefalia, en principio, son estéticas. Pero si perdura en el tiempo, puede suponer una base para desarrollar posteriormente escoliosis, porque la adaptación vertebral se verá obligada a ello.Sólo en casos muy severos esta deformidad podrá provocar compresiones craneales.

La forma “ortésica” de solucionarlo es la colocación de un casco, que el bebé tendrá que llevar de forma continua durante un tiempo, pero que resulta muy efectivo.

¡Para cualquier duda no dudéis en consultarnos!

M. Mar García Gallego  (Fisioterapeuta – Osteópata de Clínica Imar)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s