El estrés y la ansiedad no ayudan a ser madre

El ritmo de vida actual es responsable en muchas ocasiones del retraso de ciertos embarazos. A veces es generado por el estrés, otras por problemas de fertilidad, pero la realidad es que cada vez, son más las mujeres que se convierten en madres superados los 30 años.
Las tensiones en pareja suelen afectar al retraso natural del embarazo. Obsesionarnos con él no es favorable, ya que provocan ansiedad y malestar; dos factores negativos que son contraproducentes para el camino hacia la paternidad. Hay veces que simplemente el embarazo no sucede por causas naturales. Si transcurrido un año, hemos manteniendo relaciones sexuales sin protección y no hemos podido concebir, hay que acudir a un especialista.
Una buena actitud es clave para el desarrollo y evolución del embarazo, no importa que sea de forma natural o mediante tratamientos de fertilidad. Afecta a ambos casos. De hecho, muchas mujeres acuden a clínicas de fertilidad sin necesidad a consecuencia de su obsesión por ser madres. A veces una buena predisposición y abrirse mentalmente pueden llegar a ser dos claves efectivas en el trascurso fértil.
Hay que huir de las comparaciones odiosas. No ayuda fijarse en amigas, familia o conocidos que tienen tu edad (o son más jóvenes) y tienen hijos. Hay que ser paciente y optimista. Transcurrido un tiempo, si surgen dudas o la fecundación no consigue llegar a su término, los profesionales del sector podrán aconsejarte y orientarte respecto al tema.
Auto-culparse no sirve de nada. Los problemas de infertilidad no dependen única y exclusivamente del cuerpo femenino. La esterilidad masculina se puede dar por diferentes causas y algunas de ellas pueden ser corregidas clínicamente (ausencia de espermatozoides, movimiento espermático, alteraciones en la forma, cuenta total de espermatozoides o alteraciones en el cromosoma Y).
Actualmente los avances en la ciencia han hecho posible que los tratamientos de fertilidad cuenten con estadísticas positivas muy altas. La incertidumbre y la garantía de los tratamientos han de alejarse de los pensamientos de unos futuros padres. Es muy importante consultar con los equipos médicos las posibilidades y opciones, mantener una actitud realista y abierta al futuro y sin culparnos si fallamos en el intento.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s