¿Cuándo se estabiliza la lactancia materna?

Image

• Las madres que optan por la lactancia materna tienen numerosas dudas ya que no hay ningún patrón que recoja cantidad y tiempo, como podemos encontrar en los productos de leche de fórmula. Cuando el comportamiento de sus bebés varía les hace sentir inseguras, sin embargo, la doctora Jacqueline Kent, investigadora del Grupo Hartmann de Investigación en Lactancia Materna de la Universidad Western Australia, ha realizado un trabajo en el que establece algunos patrones generales sobre el comportamiento de los recién nacidos en los que a su alimentación con leche materna se refiere.
Son muchas las mujeres que afrontan la maternidad con el deseo de amamantar a sus hijos. Para ellas y para los profesionales sanitarios, conocer cómo evolucionan los bebés en su alimentación puede ayudarles a mejorar las tasas de éxito de la lactancia materna.
En España, el 76 por ciento de las madres optan por la lactancia materna, lo que suponen 10 puntos menos que la media de los principales países desarrollados. A la cabeza se encuentran Noruega, Suecia y Eslovenia, con cifras que se acercan al 100 por cien, mientras que países más próximos como Portugal, Italia o Grecia, rondan el 90 por ciento.
Una de las razones por las que muchas madres desisten de la lactancia materna es porque consideran que sus hijos no están tomando suficiente leche. Sin embargo, el estudio realizado sobre 52 mujeres por la doctora Kent desmiente este extremo.
Los datos son claros: Los cambios de comportamiento en el bebé durante el proceso de lactancia materna se ha demostrado que son completamente normales. La variación en la frecuencia en las tomas no son indicadores de falta de leche, una de las razones citadas habitualmente por las madres para dejar de dar el pecho.
La lactancia materna se vuelve más eficiente entre el primer y el tercer mes de vida del bebé. Durante esos meses disminuye progresivamente la cantidad de tomas mientras que aumenta la cantidad de leche ingerida en cada una de ellas. Entre el tercer y el sexto mes de vida la frecuencia en las tomas y la cantidad de leche ingerida se mantiene constante.
En la mayoría de los países desarrollados, la mayoría de las mujeres lo intentan pero a los tres meses un porcentaje significativo de ellas desiste de la lactancia materna como modo exclusivo de alimentación –sólo el 44% de las madres en el caso de España- y a los seis meses la mayoría ha parado (en España sólo continúa amamantando a sus hijos un 40% de las madres).
Sin embargo, es importante destacar que la mayoría de las mujeres que optan por la lactancia materna lo dejan debido a la ausencia de políticas públicas de apoyo a las madres que desean amamantar a sus hijos, el tiempo y la remuneración de los permisos de maternidad o la posibilidad de disponer de tiempo, remunerado o no, para dar el pecho al bebé una vez que la mujer se ha reincorporado a su puesto de trabajo.

Más cantidad en menos tiempo y en menos veces
En el estudio realizado por la doctora Jacqueline Kent han participado 52 madres. El seguimiento se hizo en su casa, entre dos y cinco veces en periodos de 24 horas y durante los 6 primeros meses de vida de los bebés. De este modo, entre las principales conclusiones obtenidas destacan:
• En los tres primeros meses de vida, la frecuencia de tomas disminuyó progresivamente desde las 7,6 tomas diarias del primer mes hasta las 6,6 tomas cuando el bebé ya tenía 13 semanas de vida.

• La media del tiempo que el bebé destinaba a cada toma descendió casi un 20%.

• Al analizar los intervalos de tiempo entre una toma y la siguiente, la doctora Kent ha comprobado que los bebés espacian los tiempos pero aumentan la cantidad de leche ingerida entre una toma y otra.

• En el primer mes de vida del bebé la media de la cantidad de leche ingerida en cada toma fue de 106 ml, mientras que la cantidad máxima fue de 162 ml. Al alcanzar el tercer mes de vida, el bebé tomaba una media de 126 ml de leche materna, mientras que la cantidad máxima alcanzaba los 216 ml. Al analizar estos aspectos del tercer al sexto mes del bebé, la doctora Kent comprobó que no había cambios significativos.

• Respecto a la cantidad total de leche ingerida por el bebé en 24 horas, la media solo aumentó un 3,2% en los tres primeros meses de vida al pasar de 782 ml en las primeras cuatro semanas a 807 ml en el tercer mes.

Fuente: Mujer Hoy

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s