Embarazo ectópico

Pregnant belly

Tras ser fecundado, el óvulo viaja por la trompa de Falopio hasta implantarse en la cavidad endometrial, es decir, en el interior del útero. Cuando esto no sucede, hablamos de embarazo ectópico, que si bien es poco frecuente, sí es grave, por lo que hay que extremar las precauciones. También se llama extrauterino, precisamente por producirse fuera del útero, su lugar natural de implantación.

Su incidencia ha aumentado en los últimos años y, aunque es mínima, rondando el dos por ciento, las consecuencias pueden ser fatales para la gestante. Además, es importante saber que este tipo de embarazo es inviable para el feto. Las razones que se barajan como posibles causas de este incremento son el aumento de las enfermedades de transmisión sexual que pueden dejar cicatrices en las trompas de Falopio y los tratamientos de infertilidad.

Síntomas

Lo principal en este tipo de embarazos es descubrirlos lo antes posible por lo que hay que reconocer sus síntomas y acudir al médico para su diagnóstico precoz. Los síntomas pueden ser los siguientes:
• Sangrado vaginal anormal
• Lumbago
• Cólico leve a un lado de la pelvis
• Ausencia de períodos
• Dolor punzante y agudo en la parte inferior de abdomen o en la zona de la pelvis
• Desmayos
• Dolor en la zona de los hombros y del cuello
• Presión intensa en el recto
• Calambres
• Nauseas y vómitos
• Presión arterial baja

Es importante tener en cuenta que durante el embarazo pueden darse este tipo de síntomas de manera independiente sin suponer ningún problema. Sin embargo, cualquiera de éstos, combinado con sangrado vaginal abundante, debe hacerte acudir al médico inmediatamente.

Tratamiento

Una vez detectado el embarazo ectópico se trata con medicamentos o cirugía, según los casos. El objeto de ambos es interrumpir el embarazo, ya que tal como hemos indicado, el embarazo es inviable.

Cuando se descubre pronto el embarazo ectópico se puede intervenir mediante cirugía laparoscópica o con tratamiento medicamentoso, como complemento o junto a la cirugía, a base de metotrexato, que detiene el crecimiento del embrión.

En caso de que sea demasiado tarde y se destruya la tropa de Falopio, se debe realizar una intervención quirúrgica de urgencia. En los casos menos severos podrá salvarse la tropa, en los demás será necesario extraerla junto con el ovario.

¿Puedo volver a quedarme embarazada?

Sin embargo, a pesar de lo severo de este tipo de intervenciones y del riesgo que existe para la salud de la madre, mientras la mujer mantenga una trompa de Falopio sana con su respectivo ovario funcional, puede quedar embarazada sin ningún tipo de problema. En este sentido, según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, un tercio de las mujeres que han tenido un embarazo ectópico puede tener un embarazo subsiguiente normal. Otro tercio repite la afección y el tercio restante no vuelve a quedar embarazada.

A la hora de intentar volver a quedar embarazada, debes tener en cuenta varias cuestiones. De un lado, has de dejar un tiempo prudencial para que sane tu cuerpo, pero además, has de estar preparada emocionalmente, es decir, la mente también necesita su tiempo para sanar y no para no vivir la posibilidad de un nuevo embarazo con ansiedad.

De otro, es interesante determinar cuáles son las posibles causas de tu embarazo ectópico para intentar prevenir que suceda de nuevo, ya que algunas de las causas, como las infecciones, pueden ser tratadas.

Factores de riesgo

Si estás pensando en quedarte embarazada te mostramos cuáles son los factores de riesgo por los que se puede producir un embarazo ectópico. Si cumples varios de ellos, no está de más que extremes las precauciones con una ecografía temprana que determine que la implantación del óvulo fecundado ha sido correcta en el útero.
• Antecedentes de enfermedad pélvica inflamatoria o endometriosis
• Malformaciones congénitas de las trompas de Falopio
• Cirugías pélvicas que dejan cicatrices en las tropas de Falopio
• Complicaciones de una apendicitis
• Anteriores embarazos ectópicos
• Edad superior a 35 años
• Tabaquismo
• Tratamientos de fertilidad, especialmente si la implantación del óvulo fertilizado se realiza en la trompa de Falopio
• Quedar embarazada teniendo un dispositivo intrauterino (DIU)
• Tener ligadura de trompas o haberla revertido
• Haber tenido múltiples compañeros sexuales (ya que aumenta el riesgo de infecciones)

Fuente: Mujerhoy

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s