Infecciones vaginales

Como en cualquier otra parte del cuerpo, en la vagina también pueden desarrollarse infecciones, y en contra de lo que mucha gente piensa, no todas están vinculadas con la vida sexual. Es el caso, por ejemplo, de las infecciones vaginales causadas por hongos. Aquí te contamos de qué se tratan, cuáles son sus síntomas y muy importante, cómo evitarlas.
A muchas mujeres les da vergüenza hablar de los problemas que puedan tener en relación con su vagina, o prefieren no hablar del tema porque piensan que lo van a vincular con su intimidad sexual. Pero esto no es necesariamente así. Hay infecciones provocadas por cambios en la flora de la vagina, que pueden desarrollarse, por ejemplo, como reacción a los ingredientes de cremas o aerosoles que entran en contacto con la vagina o por el uso de cierto tipo de ropa interior que impide el paso del aire a la zona genital.
Por eso, hay que perder la timidez y consultar con un médico, pues se pueden desarrollar inflamaciones en la vagina (vaginitis) o infecciones vaginales que necesitan recibir el tratamiento adecuado, de acuerdo a la causa que la provoque (que puede ser por hongos, bacterias, virus o parásitos). Y como los síntomas muchas veces son similares es difícil que logres distinguir por ti misma de qué tipo de infección se trata.
Este es el caso de las infecciones de la vagina causadas por hongos o por cándida (candidiasis vaginal), que como su nombre indica, son provocadas por un hongo llamado Cándida álbicans. Este hongo vive normalmente en el cuerpo sin causar problemas y sólo provocar síntomas cuando cambian las condiciones del medio en el que vive (por ejemplo, cuando se toma un antibiótico).
Durante la vida, es probable que el 75% de las mujeres tengan al menos una infección vaginal por Cándida álbicans y hasta el 45% tiene dos o más. Hay mujeres que tienen más posibilidades de tener infecciones vaginales por hongos y son:
• Quienes se encuentran bajo estrés, (una dieta alta en carbohidratos refinados y la falta de sueño también contribuyen al desarrollo de infecciones vaginales por hongos).
• Quienes tienen algunas enfermedades, como diabetes descontrolada.
• Las mujeres embarazadas.
• Las que toman pastillas anticonceptivas o antibióticos.
Como ves, esto no tiene nada que ver con tu intimidad sexual y por eso la candidiasis vaginal no se considera una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS).
Algunas mujeres sufren infecciones por hongos todos los meses, alrededor del momento en que tienen su periodo menstrual. Esto se debe a los cambios en la flora de la vagina, pero tener infecciones por hongos todos los meses también puede significar que tienes un problema más serio, como diabetes. Así que es muy importante que hables con tu proveedor de cuidados de salud para que pueda decirte cómo cuidarte de la mejor manera.
En algunas ocasiones, las personas que tienen el sistema inmunológico (de defensa) bajo también pueden ser más vulnerables a tener infecciones vaginales por hongos con mayor frecuencia.
En cuanto a los síntomas de la infección vaginal por hongos, presta atención a lo que puedes sentir:
• Cambios en el flujo vaginal, que se vuelve blanco, espeso, similar en apariencia al requesón o ricota o queso de cuajada.
• Picazón (comezón), ardor, enrojecimiento e irritación vaginal.
• Sensación de “ardor” alrededor de la apertura de la vagina, especialmente si la orina toca el área.
• Dolor o molestia al tener relaciones sexuales.
• Inflamación (hinchazón) de los labios de la vagina (en casos de infecciones severas).
Pero no uses medicamentos contra los hongos (aunque sean de venta libre) sin ver a un médico, a menos que un proveedor de cuidados de salud te haya diagnosticado infecciones por hongos más de una vez y estés muy segura de que los síntomas son iguales. Lo que sucede es que, como mencioné previamente, frecuentemente los síntomas pueden ser similares a los de otro tipo de infección vaginales y no a todas les van bien los medicamentos contra los hongos.
Si sigues el tratamiento adecuado, hasta el 90% de las infecciones vaginales por hongos se curan en dos semanas o menos, a menudo, en unos días.
Y si bien las infecciones por hongos no causan ningún problema de salud serio, la infección misma puede ser muy desagradable, así que te conviene que te la diagnostiquen y te la traten lo más pronto posible, o mejor aún, que la evites.
¿Qué puedes hacer para prevenir una infección vaginal por hongos?
Toma nota de lo que puedes hacer para ayudar a prevenir este tipo de infecciones:
1. Mantén el área genital externa limpia y seca.
2. Evita el uso de jabones irritantes (incluyendo los baños de burbujas), las duchas y los aerosoles (sprays) vaginales.
3. Cámbiate los tampones y las toallas sanitarias femeninas con frecuencia.
4. Usa ropa interior de algodón (en lugar de nylon) cómoda (no ajustada) que no deje atrapada la humedad.
5. Después de nadar, cámbiate rápidamente y colócate una prenda seca, en lugar de sentarte con el traje de baño húmedo durante mucho tiempo.
6. Toma antibióticos sólo cuando te los recete tu médico y nunca los tomes más tiempo del indicado.
7. Si tienes diabetes, procura llevar un control estricto de tus niveles de azúcar en la sangre.
Con esta información, me imagino que ya has perdido la vergüenza. Si notas alguna molestia en tu vagina, consulta cuanto antes a tu médico, y recuerda que debes hacerte los exámenes de rutina, tal como él o ella te indiquen.

Fuente: Vida y Salud

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s