Protegerse del sol desde la primavera

Proteger del sol La mayoría de las personas piensan que basta con protegerse del sol cuando van a la playa y olvidan protegerse de los rayos solares durante el resto del año. Sin embargo, el sol es cada vez más dañino y las cremas protectoras ya no son sólo una cosa de la arena y el mar.

Los daños que el sol puede provocar ya son una lección aprendida por todos. A corto plazo, puede desencadenar reacciones de fotosensibilización y provocar quemaduras, y a largo plazo, pueden ser responsables de manchas en la piel, envejecimiento y, en el peor de los casos, la aparición de un melanoma o cáncer de piel. Aunque poco a poco las personas se han ido concienciando acerca de la necesidad de protección,  sólo lo aplican cuando van a exponerse durante largas horas al sol.

Aquí os dejamos algunos consejos para protegeros del sol desde la primavera:

  1. Es necesario utilizar cremas foto protectoras en las zonas que no estén tapadas: los brazos, pero sobre todo la cara deben estar  bien protegidos del sol, más cuando se va a pasar largos ratos en la calle. Hoy en día, muchas marcas venden cremas hidratantes o maquillaje con protección con excelentes resultado.
  2. Utilizar gafas de sol no es sólo una moda, es una forma de cuidar los ojos ante los efectos negativos del sol. Además, recordad que no sólo los adultos necesitan de este cuidado, los niños son especialmente sensibles a los rayos ultravioleta.
  3. Hay que evitar, en la medida de lo posible, las horas de mayor peligro (de 12 de la mañana a 4 de la tarde) durante todo el año, pero sobre todo en primavera y verano.
  4. Es necesario recordar que las nubes sólo retienen el 10% de los rayos solares, por lo que no hay que confiar en que el sol no sea dañino en los días nublados.
  5. En el caso de los niños, recordad que hay que evitar el sol todo lo posible hasta los 4 años.
  6. Cuando se hace deporte durante el día, es bueno utilizar una gorra que proteja la cara de los efectos de los rayos solares.
  7. Es importante recalcar que, aunque la piel sea morena, esto no protege de los problemas a largo plazo.
  8. La hidratación es importante: es recomendable beber mucha agua, sobre todo si se va a estar expuesto al sol durante largo rato.

En el caso de los bebés y los niños, hay que recordar que su piel es más sensible que la de los adultos debido a que sus defensas todavía no han madurado. Por ello, y teniendo en cuenta que son ellos los que más horas pasan al sol (recreos, clases de Educación Física, excursiones, etc.) y que la piel tiene lo que se ha llamado “memoria solar”, es necesario protegerles del sol aún con más intensidad. Disfrutemos del calor, pero con conciencia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s