Comer bien para no alimentar el estrés

Estrés, alimentación y mujerSegún los datos de la Encuesta de Calidad de Vida realizada por el Ministerio de Trabajo, el estrés y la ansiedad ya afectan a más de la mitad de la población. El estrés se produce por una sobrecarga de tensión que afecta al organismo y puede provocar enfermedades y anomalías como problemas incipientes de memoria, alteraciones en el ánimo, falta de concentración, etc. Además, en el caso de las mujeres, pueden llegar a producirse importantes cambios hormonales como dolores abdominales o hinchazón de las mamas.

Diversos estudios han comprobado que existe una relación entre el estrés y la necesidad de ingerir alimentos ricos en grasa, azúcares o calorías. Sin embargo, y a pesar de que eso sea lo que desea el cuerpo, es necesario comer bien para no alimentar el estrés. Por ello, hay una serie de alimentos que deben ser evitados cuando se padece ansiedad o estrés.

  1. La cafeína estimula al sistema nervioso, generando taquicardia o el aumento de la presión arterial. Es recomendable evitar el café y el té.
  1. Los alimentos muy calóricos elevan la producción de hormonas como el cortisol, asociada con el estrés. Los dulces, a pesar de la creencia popular, no son los mejores aliados.
  1. Las bebidas energéticas son productos con altos niveles de azúcar y cafeína y, por esta razón, pueden producir alteraciones en el sistema nervioso, insomnio o cansancio corporal.
  1. Un estudio publicado por el ‘Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism’ revela que el alcohol también favorece la producción de cortisol, la principal hormona que alimenta el estrés.
  1. Los alimentos salados pueden aumentar la presión sanguínea y con ella, el sentimiento de estrés.
  1. Un estudio realizado por las universidades de Las Palmas de Gran Canaria y de Navarra, publicado en 2012 en ‘Public Health Nutrition’, señala que los consumidores de comida rápida tienen un mayor riego de padecer depresión y estrés.
  1. Los alimentos procesados son ricos en azúcares, sodio y grasas. Por ello, elevan los niveles de cortisol, aumentan la presión arterial y fomentan la retención de líquidos.

El estrés dispara el apetito, pero cuando esto pasa, no hay que dejarse llevar y comer cualquier cosa. De lo que se trata es de optar por alimentos que ofrezcan al cuerpo los nutrientes necesarios y sean sanos. También es importante recordar la importancia de mantenerse activo para liberar el estrés acumulado: un paseo siempre es una buena idea para sentirse mejor.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s